martes, 18 de marzo de 2014

Rehén catarral

Sexto día de catarro. Los virus dicen que están muy a gusto aquí, y han decidido montarse un bloque de apartamentos en mi oído izquierdo. Eso explica por qué en vez de mocos tengo una hormigonera en mi nariz. Desde la ventana veo que los árboles del parque de enfrente me miran mal. Creo que saben que he gastado dos mil kleenex desde que comenzó mi convalecencia y no les gusta. Mi hermana me manda mensajes cifrados desde el exterior en forma de revistas de moda. Estoy haciendo un máster en tribal print, split skirts y brillos metálicos. Tonalidades galácticas efecto espejo. Creo que empiezo a delirar. Por un lado se llevan las bermudas y por otro las prendas atemporales, estilo llamado "Invierno en Verano". Luego vienen los catarros y acabo contagiada, claro. 

Vamos, que sigo aburrida, jajajaja. La buena noticia es que el aburrimiento me hace querer volver al trabajo y he hecho un pequeño collar, la primera prueba para seguir haciendo otros, con nuevas hechuras y colores. 




miércoles, 5 de marzo de 2014

Con...

Estoy contenta, muy contenta porque vuelve el sol, porque vuelven las personas queridas, porque vuelve la esperanza y la nueva temporada. Contenta por la gente que viene, por la gente que reaparece brillando más que nunca, por las que me soportan mis dos mil mensajes seguidos (sí, por vosotras, a las que no paro de decir "un tirante, un tirante"). Contenta por las cosas que voy terminando y voy empezando.




Sí, contenta. 

Porque vuelve el sol... y con él la sensación de calor.


miércoles, 26 de febrero de 2014

Gusto

Ay, qué gusto da hacer esas cosas que no haces nunca y que luego te preguntas por qué no haces nunca, aunque sabes por qué no las haces, pero pensando que deberías hacerlas. Y es que los seres humanos somos así... puñeteros. Quieres lo que no tienes y cuando lo tienes empiezas a querer otra cosa. La vida es eso, básicamente el secreto para una buena vida es tener un sueño y posibilidades de luchar por él. Por supuesto en eso incluyo el hecho de que si consigues lo que quieres, que ese algo siga siendo tu sueño. Ejemplo: siempre quise tener un gato, y ahora que lo tengo sigo pensando que me encanta tenerlo. Ese sueño sigue siendo un sueño una vez cumplido. Pues así debería ser con todo.

Lo malo es que a veces tenemos que luchar tanto por conseguir algo que perdemos momentáneamente la fe. La fe y las ganas, para ser exactos. De repente nos olvidamos de por qué lo que queríamos era importante, incluso de por qué nosotros mismos somos importantes. Bajas y bajas y bajas, hasta que no es que estés triste, es que no sabes ni donde estás. Y te pierdes. Nos perdemos.

¿Y qué tiene que ver esto con las labores?, pensaréis. Pues todo. Tiene que ver con todo en general. Además, en el tiempo en el que llevo escribiendo en este blog nunca me he centrado en hablar solo de lanas. Así que tiene que ver con lo que somos y lo que hacemos, en este caso también lo que hago yo, que a veces me olvido de lo importante que es lo que hago y lo que soy. Como tú, que puede que alguna vez también te hayas olvidado.

Así que sigo soñando con mis lanas y mis labores y mis experimentos y mis renovaciones, aunque haya tenido que tomarme un pequeño descanso. Total, que vuelvo al ruedo a darme otra oportunidad porque me la merezco. Porque si nos rendimos, perdemos. 

Espero que estéis ahí de nuevo para ayudarme a seguir soñando, como la loca soñadora que siempre he sido y siempre espero ser. 



viernes, 21 de febrero de 2014

Renovada

¡He vuelto! Después de unas semanas de no sé si merecido pero sí necesario descanso, me he puesto a escribir. 

¿Que qué he estado haciendo? De todo, como siempre. Siempre digo que parece que hago mil cosas y ninguna a la vez. Lo cierto es que hago muchas, en las últimas semanas muchísimas. No os voy a aburrir con una lista de "he hecho esto, y esto, y he estado con esto otro..." porque sería un rollo. Lo importante es que necesitaba un descanso para volver a escribir con fuerza, y aquí estoy de nuevo. Espero poder cumplir con mi palabra y renovar con una cierta frecuencia. 

De todas formas, si os interesa ver un poco con qué he estado, tenéis fotos en mi instagram, que podéis ver pinchando AQUÍ

Gracias a los que habéis estado preguntando cuándo volvería a escribir, siempre es agradable que la gente te eche de menos.




lunes, 11 de noviembre de 2013

Quedada creativa

El mejor plan para el próximo fin de semana:

Tú traes tu labor o manualidad y nosotros ponemos la merienda. Una oportunidad para conocernos, compartir intereses e intercambiar conocimientos. ¡No importa si eres profesional o amateur, todo el mundo es bienvenido!

Precio: 3 euros.

IMPORTANTE: Para inscribirte envía un mail a casacastillobetanzos@gmail.com.

16 de noviembre de 2013 a las 17:30 en Casa Castillo (Rúa Ferreiros 18, Betanzos) Más info en:
www.facebook.com/casacastillobetanzos


miércoles, 9 de octubre de 2013

La línea de fuego

Estoy en uno de esos mágicos momentos en los que todas las labores que tenía empezadas están terminadas y empiezo una nueva ronda. Raramente llego a este punto, normalmente cuando acabo algo tengo otras cosas empezadas. Qué raro se me hace... Y ya sé qué labor es la siguiente, pero aún así voy a saborear el momento de la nada... Por cierto, me encantan los cambios de temporada porque tengo lanas nuevas. Estos días de sol de otoño son de lo más inspiradores, y tengo ideas, ideas, muchas ideas!! Y sobre todo muchas ganas de hacer cosas nuevas... proyectos de Naihte, inicio de reuniones para Casa Castillo... qué bien, voy a disfrutar de este impás en el que todo está abierto, todo está por venir. Qué gustazo....




De esos días en los que una está tan animada que piensa "¡Venga, ahí voy, con ganas, vuelta a la línea de fuego!".


¡Feliz tarde de miércoles a todos!

lunes, 7 de octubre de 2013

Pezgata

El otro día le comentaba a mi novio que es curioso cómo acaban siendo a veces las cosas. Cuando era jovencita siempre quería ir al San Froilán. Lo típico de "no sé de qué va esa fiesta, pero si todo el mundo va yo también quiero" y nunca funcionó, no me dejaban venir con mis amigos porque volvían muy tarde y a mis padres les daba miedo un viaje largo de noche, a las tantas de un sábado. Ahora, varios años después, tengo el San Froilán a unos pocos minutos caminando desde mi casa. 

Lugo me gusta. Echo de menos a la familia y amigos, muchísimo, aunque una cosa no quita la otra. Me gusta pasear por encima de la muralla, me gusta que el centro sea el casco histórico, sus terrazas, me gusta la gente que he ido conociendo... y todo el mundo sabe que me encanta ir de tapas. Me gusta bajar a pasear por el Arde Lucus y por el San Froilán, con las calles llenas de gente. Me gusta ir al parque de Rosalía o a caminar por las orillas del Rato o las orillas del Miño. Me gusta conocer a la de la farmacia, a los de la librería, a la del súper, que la vecina me hable cuando coincidimos o que el camarero del bar de abajo me salude a través de la ventana cada vez que paso por la calle.

Hace tiempo que he decidido que no soy de un solo sitio, soy de todos los sitios a los que amo. Así que no me preguntéis cuál de mis tres hogares me gusta más, porque todos son especiales y en todos me siento como en casa cada vez que estoy en ellos, y en ellos hay personas a las que quiero tanto como siempre aunque sólo las vea de vez en cuando.

Mientras escribo esto pienso en ti, pequeña Pezgata, a muchos kilómetros de aquí, empezando a conocer un nuevo hogar. No cierras puertas ni falta que te hace. Podrás venir más o menos, habrá gente que se irá, gente que vendrá, y personas que permanecerán para siempre en tu vida, sin importar dónde estén o dónde estés tú. Habrá cosas que siempre, pase el tiempo que pase, estarán ahí para ti. Tu casa, tu familia, tus amigos, tus rincones favoritos... hasta tu sitio en nuestro sofá te estará esperando para cuando quieras venir.




No has cerrado una puerta porque hay puertas que no se pueden cerrar, has abierto una para que tu hogar sea un poquito más grande que antes, y eso... ya sabes... eso es lo que realmente importa.


¡Feliz aventura!