miércoles, 23 de enero de 2013

Cubitos

Después de la nieve llega la lluvia. Una pena, me habría gustado seguir unos días más viendo caer copos por la ventana, es un ambiente muy apropiado para estar en casa al calorcito tejiendo. De todas formas, puesto que sigue haciendo mucho frío, el tiempo sigue animando a rodearse de lanas. 

Hoy os enseño una nueva bufanda. Su ahora dueña me trajo un ovillo de Tenerife, si no recuerdo mal, y me pidió que a partir de ese ovillo hiciera una bufanda con otras lanas. No fue fácil encontrar tonos adecuados para un color tan concreto, pero por fin apareció algo que se ajustaba a los tonos que le podían gustar a la dueña y que no desentonaba con el ovillo inicial. Dicho ovillo era artesanal y de lana pura, un lujazo. No todos los días se puede trabajar con materiales 100% artesanales. 

Finalmente tejí una bufanda larga y calada, como me habían pedido. El ovillo artesanal compone el borde que remata la pieza. 


Yo no estaba presente cuando la dueña lo recibió, pero me han dicho que le ha gustado mucho y eso siempre es mi finalidad, intentar hacer algo que se ajuste al estilo de cada uno.

¡¡Y ahora me voy a seguir trabajando!! Y puede que también a hacerme un té para entrar en calor, porque tengo las manos como cubitos de hielo y así no funcionan como deberían.







Buenas y frías tardes a todos.

2 comentarios:

  1. Un té calentito está bien pero un chocolate con churros no tiene precio. Bonita bufanda! Tiene pinta de ser muy calentita, puede seguir nevando. Aunque sólo sea por lo que te gusta la nieve, que nieve otro poquito. Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Me encantaría que nevara un poquito más!! Un beso

      Eliminar

Deja tu comentario aquí