sábado, 2 de marzo de 2013

Lana del Cumple

Hoy es el cumple de mi hermana y aunque sea casualidad casual de las grandes casualidades, estamos las dos malitas. Ella en cama, yo en sofá, ella acostada, yo sentada. No la puedo felicitar en persona, así que mantenemos línea telefónica como podemos... porque en mi familia lo de hablar por teléfono es complicado. Tendencias generales: no coger, no tener batería, tener activado el buzón de voz, no mirar el móvil en dos días. Tendencias ocasionales: tener teléfonos con cables, de tal forma que si no te puedes mover (como es el caso de mi hermana) no puedes atender el teléfono. No pienso criticar eso porque yo tengo un teléfono antiguo, de rosca y con cable de espiral. ¿Se le llama así a ese tipo de cables? Bueno, ya me entendéis, de los teléfonos que había en casa cuando éramos pequeños. Lo gracioso del asunto es que mis sobrinos han dicho que tengo un teléfono super moderno con eso de la rosca. Qué relativo es todo siempre. 

Esta mañana, cuando me levanté, pensé que qué bien, que me encontraba mejor. Luego pensé que dónde estaría mi gato, pero al oír las gaviotas entendí que no estaba en mi casa. Más tarde me dí cuenta de que era el cumple de mi hermana. De que esta semana las dos habíamos estado en camillas y hospitales, que allá se iban los planes de celebración. De que ni siquiera iba a ir a darle su regalo de cumple en persona, aunque por suerte las dos estamos bien, dentro del fastidio de estar mal. 

La llamé. La habré llamado unas 127 veces esta semana en total. Éxito en la comunicación: 5 veces, con suerte. Llamadas emitidas informando a la gente de que mi hermana se había pegado un buen golpe: unas 3 ó 4. Llamadas recibidas para preguntar por ella porque no la localizaban o no la querían molestar: más de 20. 

¡¿Pero cuánto tiempo me he pasado esta semana al teléfono?!

Yo, anti-whatsapp hasta hace poco, ahora rezo para que todo el mundo lo tenga. 

Feliz cumpleaños, casacastillera. Espero que seas buena, te portes bien, no la líes parda y no te vuelvas loca. 


QUE TE ESTÉS QUIETA, VAMOS

Ánimo, cuidadores, porque le priva dar guerra. 

 (Si veis que se pasa, el Sr. Asvir y yo tenemos un plan B para mantenerla bajo control, aunque esperamos fervientemente no tener que recurrir a métodos más... ejem... drásticos...)


Te quiero, terremoto, ponte buena (más, si eso es humanamente posible)


Buenas noches a todos, y si veis a mi hermana levantada, amenazadla de mi parte.

2 comentarios:

  1. vale vale vale... yo lo intento, tú ya lo sabes... no, en serio, nos vamos a poner las dos requetebién que esto ya empieza a ser aburrido y la gente se va a pensar que todo esto no es más que afán de protagonismo! Gracias por acordarte de mi cumple, por reñirme y por quererme tanto. Eres un sol..
    Por cierto, recuerdos al Sr.Asvir!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te reñiré siempre que lo necesites, así que no olvides que lo hago con amor. Mua!!!

      Eliminar

Deja tu comentario aquí