miércoles, 23 de enero de 2013

Cubitos

Después de la nieve llega la lluvia. Una pena, me habría gustado seguir unos días más viendo caer copos por la ventana, es un ambiente muy apropiado para estar en casa al calorcito tejiendo. De todas formas, puesto que sigue haciendo mucho frío, el tiempo sigue animando a rodearse de lanas. 

Hoy os enseño una nueva bufanda. Su ahora dueña me trajo un ovillo de Tenerife, si no recuerdo mal, y me pidió que a partir de ese ovillo hiciera una bufanda con otras lanas. No fue fácil encontrar tonos adecuados para un color tan concreto, pero por fin apareció algo que se ajustaba a los tonos que le podían gustar a la dueña y que no desentonaba con el ovillo inicial. Dicho ovillo era artesanal y de lana pura, un lujazo. No todos los días se puede trabajar con materiales 100% artesanales. 

Finalmente tejí una bufanda larga y calada, como me habían pedido. El ovillo artesanal compone el borde que remata la pieza. 


Yo no estaba presente cuando la dueña lo recibió, pero me han dicho que le ha gustado mucho y eso siempre es mi finalidad, intentar hacer algo que se ajuste al estilo de cada uno.

¡¡Y ahora me voy a seguir trabajando!! Y puede que también a hacerme un té para entrar en calor, porque tengo las manos como cubitos de hielo y así no funcionan como deberían.







Buenas y frías tardes a todos.

martes, 22 de enero de 2013

¡¡Nieve!!

Estoy super contenta porque hoy nieva, y me encanta. Ya salimos a mojarnos muchísimo y a hacernos fotos, y ahora me dispongo a ponerme a calcetar viendo caer los copos por la ventana. Qué bien, qué bien, qué bien, ya estaba deseando que llegara la nieve.









Espero que siga nevando todo el día, porque luego quiero volver a bajar a disfrutarlo.



Feliz martes blanco a todos los que podáis disfrutar de la nieve hoy.


lunes, 14 de enero de 2013

Desconectada

Llevo 3 semanas sin teléfono móvil.

Sí, se puede vivir sin teléfono, aunque no es práctico, sobre todo para los demás cuando intentan localizarte o si tienes una emergencia. Aún así se sobrevive sin teléfono. El caso es que me han dejado uno que aún no funciona porque está pendiente de ser liberado. He estado mirando un poco, y tiene tantas cosas que estoy entre emocionada y abrumada. Entiendo que un teléfono que simplemente llamara y mandara mensajes sería suficiente, pero aún así me encanta que tenga tantas chilindradas. Cámara, videocámara, wifi, superrapidez conectando a internet, reproduce todo con calidad, whatsapp, tarjeta de memoria... y un montón de cosas más que seguramente aún no he descubierto. Como nunca he tenido un teléfono de última generación seguramente este teléfono ya esté obsoleto y yo aún no lo sé, ni me importa. Estoy fascinada.

Lo bueno de quedarse sin teléfono en estos tiempos es que está internet, así que si alguien quiere ponerse en contacto conmigo ya sabéis que podéis hacerlo vía mail. 

Este 2013 está llegando llenito de regalos, y no me refiero sólo a los de navidad. En los últimos 5 días me han regalado craft tapes, telas, una taza pintada a mano, una perforadora, una lata japonesa que traía cinta decorada, cremas, una sesión de peluquería, un paraguas, el teléfono... Tengo mucha suerte, la verdad sea dicha. Ojalá todo el año sea tan bueno como estos primeros días, y no lo digo tanto por los regalos sino por el hecho de que esos detalles hacen que me sienta querida.

 Ahora que me he mudado sigo buscando un lugar definitivo para las cosas. Laor, que entiende increíblemente bien mi afán urraca de guardarlo todo, me preparó dos estantes para mis cosas el primer día de mudanza. Mientras yo estaba en la vieja casa metiendo cosas en cajas, él guardó algunos de mis tesoros en el nuevo piso en un apartado del mueble del salón.


Todos deberíamos tener un pequeño espacio para nuestras cosas importantes. ¿Vosotros lo tenéis? Porque os lo recomiendo, sobre todo si sois despistados como yo y tenéis tendencia a perder las cosas. 


Buen lunes a todos.

martes, 8 de enero de 2013

Resaca festiva

¿Qué tal el fin de fiesta? Yo he celebrado el fin de la Navidad en la Casa Castillo. Como no puede faltar en cualquier fiesta de este tipo, nos dedicamos a comer: embutidos riquísimos, naranja caramelizada, roscón de reyes y unos Christmas mince pies deliciosos.

Ahora toca la vuelta al día a día y comer ensaladas para contrarrestar el exceso de azúcar festivo. Ya he quitado los adornos y he dejado de pensar en comprar regalos, lo que toca es disfrutar de los míos. 

Como no, sigo con mis labores, como siempre hago con o sin fiesta. Hoy os enseño otra bufanda con pasador. Es increíble el éxito que ha tenido esta bufanda, muchas gracias a todos los que me la habéis pedido.



Ya no sé cuántas van hechas, y las que aún faltan. Nunca se sabe qué producto va a triunfar más, pero éste claramente lo ha hecho.

Por suerte para mí hace frío y tengo que seguir abrigando a la gente, así que vuelvo al trabajo. 


¡Feliz resaca navideña a todos!